Si estás interesado en un banner, un post o sección patrocinado, o en alguna otra forma de publicidad en Como en el cine, ponte en contacto conmigo en fiorellava28@hotmail.com

Las 7 profecias Maya


Ahora que llega la película les dejo mas o menos de que se trata esto de las profecías maya para los que no están enterados pongo cuatro primero ya que son extensas y mañana pondré las 3 que faltan.

La primera profecía

Dice que nuestro mundo de miseria, odio, depredación, esclavitud y materialismo, terminará el sabado, 22 de diciembre, del año 2012.Que para ese día, la humanidad deberá escoger entre, desaparecer como especie pensante, que amenaza con destruír el planeta, o evolucionar hacia la integración armonica con todo el universo, comprendiendo que todo esta vivo y consciente. Que somos parte de ese todo, y que podemos existir unidos, en una Nueva Era de luz para todos, de paz, amor, libertad y respeto, con la esencia de la naturaleza y en la inmensidad de la Galaxia.

La primera profecía, dice que nos quedan 13 años, solo 13 años, para realizar los cambios de conciencia y actitud, de la que nos hablan, para desviarnos del camino de odio, miedo, destrucción y caos por el que avanzamos, hacia uno que abra nuestra consciencia y nuestra mente, para integrarnos con todo lo que existe.

Los Mayas sabían, que nuestro Sol, ellos lo llamaban, Kinich-Ahau,es un ser vivo, que respira, y que cada cierto tiempo,se sincroniza con el enorme organismo donde existe. Que al recibir un chispazo de luz del centro de la galaxia, brilla más intensamente. Produciendo en su superficie, lo que nuestros científicos llaman, erupciones solares y cambios mágneticos. Ellos dicen que esto sucede cada 5125 años. Que la Tierra se ve afectada por los cambios en el Sol, al moverse su eje de rotación, produciendo grandes cataclismos.

Para los Mayas los procesos universales, como la respiración de la galaxia, son eternos, ciclicos, constantes y nunca cambian. Lo que cambia es la consciencia del hombre que pasa a través de ellos, siempre en un proceso hacia más perfección, más amor.

Basados en sus observaciones, los Mayas predijeron que a partir de la fecha inicial de su civilización, de 4 Ahau,8 Cumku, es decir desde el año 3113 A.C. 5125 años en el futúro o sea el sabado, 22 de Diciembre, del año 2012. El Sol, al recibir un fuerte rayo sincronizador de el centro de la galaxia, cambiará su polaridad y producirá un gigantesca llamarada radiante.

Para entonces, la humanidad debe estar preparada para atravesar la puerta que nos dejaron los Mayas, transformando la civilización actual basada en el miedo, a una de vibración mucho más alta de amor. Solo de manera individual, se puede atravezar la puerta, que permite evitar el gran catalismo que sufrirá el planeta, para dar comienzo a una Nueva Era, un Sexto Ciclo del Sol.

La segunda profecía Maya, nos dice que el comportamiento de toda la humanidad cambiará rápidamente, a partir del eclipse de sol, del 11 de Agosto de 1999. Un eclipse en el que veremos un anillo de fuego recortado contra el cielo. Un Eclipse sin precedentes en la historia, por la alineación en cruz cósmica con centro la tierra, de casi todos los planetas del sistema solar. Se posicionan en los cuatro signos del zodíaco, que son los signos de los cuatro evangelistas, los cuatro custodios del trono, que protagonizan el apocalipsis según San Juan. Además la sombra que proyecta la luna sobre la tierra, atravesará a Europa pasando por Kosovo, luego por el Medio Oriente, por Irán y por Irak, para luego dirigirse a Pakistán e India. Parece predecir una sombra de guerra y de conflicto.

Los Mayas dicen, que a partir de ese eclipse, el hombre perderá fácilmente el control de sus emociones o afianzará su paz interna, su comprensión y su tolerancia, evitando los conflictos. Esta época de cambio en que vivimos es la antesala de la Nueva Era. Antes del amanecer es cuando más oscura es la noche.
El final de los tiempos es una época de conflictos y de grandes aprendizajes, de guerras, de separación, de locura colectiva que generará simultáneamente procesos de destrucción, de sufrimiento y de evolución.

La segunda profecía
Dice que la energía que se recibe del centro de la galaxia aumentará y acelerará la vibración, el latir de todo el universo, para conducirlo a una mayor perfección. Esto producirá cambios físicos en el sol, en la tierra y cambios psicológicos en el hombre, alterará su comportamiento, la manera como siente y como piensa. Se transformarán las relaciones y la manera de comunicarse, los sistemas económicos, sociales de orden y justicia. Cambiarán las creencias religiosas y los valores aceptados. El hombre se enfrentará a sus miedos, a sus angustias, a lo que lo hace sufrir, a lo que no lo deja ser feliz, para resolverlo, sanarlo y poder así vibrar más alto con el planeta y con todo el universo.

La humanidad se enfocará hacia lo negativo, podrá ver claramente lo que está haciendo mal, pues ese es el primer paso para cambiarlo y conseguir la unidad que permite la aparición de la consciencia colectiva. Se incrementarán los sucesos que nos separan y los sucesos que nos unen. La inestabilidad emocional, el miedo, la agresión, el odio, las familias que se disuelven, los enfrentamientos por ideología, religión, moralidad o nacionalismo. Simultáneamente, más personas encontrarán la paz, aprenderán a controlar sus emociones, habrá más respeto, serán más tolerantes y comprensivas, encontrarán el amor y la unidad.

Se harán más evidentes los hombres con un altísimo nivel de energía interna, aparecerán personas con sensibilidades y poderes intuitivos para la sanación y muchos farsantes que sólo pretenderán hacerlo para obtener provecho económico. Los Mayas predicen que 1999 es la época de El tiempo del No-Tiempo, la etapa de cambios rápidos necesarios para renovar los procesos geológicos, sociales y humanos.

Al final del ciclo cada uno es su propio juez. cuando el hombre entra al “gran salón de los espejos”, al juicio final, para examinar todo lo que hizo en la vida. Las cualidades que logró desarrollar en la vida, la manera de actuar, día tras día, su comportamiento con los demás, su respeto por el planeta, lo clasificará. Todos se auto-ubicarán, entre los que conservan la paz y la armonía, comprendiendo lo que sucede como un proceso de evolución en el universo. O entre los que por ambición, angustia, miedo, agresión o frustración no entenderán nada y sólo culparán a la vida, a los demás o a Dios, por lo que sucederá.


La tercera profecía
El Sol aumentará la cantidad y la intensidad de las erupciones solares, lo que también contribuirá a producir un aumento en la temperatura del planeta.
Los Mayas estudiaron principalmente el comportamiento del Sol. Sabían que produce la luz y los ciclos que hacen posible la vida en la tierra. Sus estudios son la base de las profecías sobre los tiempos que vivimos y que hablan de cambios en Sol. Nuestros científicos actuales, tienen varios satélites dedicados a exclusivamente estudiar al sol, una de las 100 billones de estrellas en nuestra galaxia. El sol tiene ciclos que cambian sus niveles de actividad cada 11 años, rota sobre su eje una vez cada 27 días.
Hoy sabemos que nuestro Sol contiene el 99.8% de la masa del sistema solar. No es un cuerpo sólido como la Tierra, está compuesto principalmente de gases. El 75% es hidrógeno que permanentemente se convierte en helio a través de una reacción de fusión nuclear a altísimas temperaturas en su núcleo. Al hacerlo produce una enorme cantidad de energía en forma de radiaciones y partículas que irradia hacia afuera, hacia su superficie, hacia el sistema solar.
Emite radiaciones de onda corta como los rayos X, los rayos ultravioleta, la luz visible y la radiación infraroja de calor. Emite partículas de plasma de hidrógeno y helio, llamadas viento solar Salen disparadas en un chorro parecido al que produce un aspersor de agua.
La luz, el calor y el viento solar las recibimos en la tierra. El planeta tiene a su alrededor una campo de fuerza magnético, un escudo de protección con forma esférica de tres veces su tamaño.
Este escudo llamado la magnetoesfera, contiene a la atmósfera del Planeta. En su parte más alta se encuentra la ionosfera, donde el oxígeno y el nitrógeno que respiramos interactúan con las partículas de helio e hidrógeno que llegan con el viento solar. Allí se poduce el ozono al reaccionar el oxígeno con los rayos ultravioletas. Estas particulas de viento solar traen una energía contenida en sus electrones de varios cientos de voltios, que cargan eléctricamente la atmósfera del planeta en la ionosfera.
A veces aparecen manchas solares en la superficie del sol, regiones con campos magnéticos muy fuertes que producen fuertes estallidos de plasma en el Sol. Al hacerlo irradian hacia la Tierra, llamaradas con la fuerza de miles de bombas de hidrógeno, cantidades inusuales de luz, calor y partículas de viento solar con alta energía. La atmósfera recibe la carga de esta energía inusual causando tormentas eléctricas.
Los rayos producen daños en los transformadores de las redes que llevan la electricidad a nuestras casas, ocasionan pérdidas de información en los computadores.
El viento Solar daña los componentes electrónicos o los páneles solares de los satélites, ocasionando interrupciones en las comunicaciones y en los sistemas de posicionamiento y de navegación.
Los Mayas tuvieron su mente abierta siempre al cosmos, su religión fue eminentemente astronómica, comprendieron que el ser humano no es más que una proyección de energía y que sin energía no hay materia. Encontraron que esa energía depende del Sol, que todo ser viviente, animal , vegetal, planta mineral o metal no puede existir sin la invisible fuerza del Sol. Si falta la luz del Sol se hace lenta la vida, por eso dormimos cuando no está presente.
Encontraron que la energía se mueve en ciclos y que el ciclo básico depende del giro de la tierra sobre su eje y de la posición alrededor del sol. De él se deriva la comprensión sobre el número 4. En su busqueda por aumentar la energía interna, se dieron cuenta que la aparición del sol en el horizonte por el este y su desaparición por el oeste, definía la manifestación más importante de la dependencia humana de la fuente de energía.
Definieron su concepción del espacio basados en ese movimiento básico, simbolizaron las cuatro direcciones cardinales, la esfera terrestre en su centro y sobre ella la esfera celeste, el dominio de Kinich Ahau. Cuatro direcciones cardinales, que también encuentran manifestadas en el cuerpo humano, en los dos brazos y las dos piernas, que definen el espacio donde se mueve nuestra energía interna.
Y en los elementos básicos manifestados por la energía, que encuentran a su alrededor: el fuego, el agua, aire y la tierra. Crean entonces un espacio virtual a nivel planetario en donde existe la tierra siempre en movimiento alrededor del Sol. Encuentran que este espacio tiene 4 esquinas definidas por las posiciones extremas de ese movimiento.

La cuarta Profecía Maya
Dice que el hombre debe terminar con su conducta depredadora y poco ecológica para sincronizarse con los ritmos de la naturaleza. La cuarta Profecía Maya avisa que el clima cambiará, llegando incluso a derretirse los polos.

La cuarta profecía dice que a consecuencia del aumento de la temperatura causado por la conducta antiecológica del hombre y una mayor actividad del sol, se provocará un derretimiento en los polos (ya tuvimos noticia reciente del desprendimiento de un bloque de hielo polar del tamaño del territorio del estado de Tlaxcala ubicado en el territorio mexicano), si el sol aumenta sus niveles de actividad por encima de lo normal habrá una mayor producción de viento solar, más erupciones masivas desde la corona del sol, un aumento en la irradiación y un incremento en la temperatura del planeta.

Los Mayas se basaron en el giro de 584 días del planeta Venus para calibrar sus cálculos solares, Venus es planeta fácilmente visible en el cielo, pues su órbita está entre la tierra y el sol. Ellos dejaron registrado en el códice Dresde que cada 117 giros de Venus marcados cada vez de que aparece en el mismo sitio en el cielo, el sol sufre alteraciones, aparecen enormes manchas o erupciones de viento solar; advirtieron que cada 5125 años se producen alteraciones aún mayores y que cuando esto ocurre el hombre debe de estar alerta, es el presagio de cambios y destrucción.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Espectaculos